(999) 286 7286 | ventas@grupovisolar.com.mx ¡Síguenos!

China pone a prueba una autopista hecha de paneles solares

18 junio, 2018

El atractivo potencial de las carreteras solares -paneles solares modificados que se instalan en lugar de asfalto- es evidente. Generar electricidad a través de las autopistas y las calles, en vez de hacerlo en campos y desiertos llenos de paneles solares, podría ahorrar mucho terreno. Esta ventaja es especialmente importante en un lugar comoChina , un país muy poblado donde la demanda de electricidad se ha elevado rápidamente.

Debido a que las carreteras atraviesan y rodean las ciudades, la electricidad podría usarse prácticamente al lado del lugar donde se genera. Eso implica que prácticamente no se perdería energía al transportarla, como sucede con proyectos en lugares alejados. Además, el terreno es prácticamente gratuito, porque de cualquier manera se necesitan las carreteras. Las autopistas deben repavimentarse cada cierto tiempo, lo cual conlleva un gran costo, así que la instalación de paneles solares duraderos podría reducir el costo de su mantenimiento.

Las carreteras solares también podrían cambiar la experiencia de los conductores. Las bandas eléctricas que se calientan pueden derretir la nieve que cae sobre ellas. Los diodos que emiten luz y están incrustados en la superficie pueden proporcionar señalamientos iluminados para dirigir a los conductores hacia salidas o alertarlos sobre sitios en construcción y otros peligros de tránsito.

Ahora, ese tipo de carreteras por fin se están volviendo viables. Los precios han disminuido drásticamente en años recientes: gracias en su mayor parte a la producción china en aumento, un panel solar cuesta ahora una décima parte de lo que costaba hace diez años. Las empresas que construyen caminos en China incluso quieren diseñar carreteras solares que puedan recargar autos eléctricos de manera inalámbrica mientras las recorren, emulando un experimento estadounidense reciente.

Los líderes de China en el desarrollo de carreteras solares son Pavenergy y Qilu Transportation. Las dos empresas están colaborando en Jinan, en la provincia de Shandong: Pavenergy está fabricando paneles para Qilu, una gran empresa de gestión y construcción de carreteras propiedad del Estado que opera la autopista.

La superficie de estos paneles, hechos con un polímero complejo que se parece al plástico, tiene un poco más de fricción que la superficie de una carretera convencional, de acuerdo con Zhang Hongchao, un profesor de ingeniería de la Universidad Tongji en Shanghái. Zhang, quien ayudó a desarrollar la superficie para carreteras de Pavenergy, dijo que la fricción podía ajustarse según se necesitara durante el proceso de fabricación para asegurar un nivel de agarre para las llantas igual al del asfalto.